«me ha dicho que no quiere aparecer en guías»

Jaime contrató una línea de teléfono con Euskaltel y en el propio contrato el comercial hizo constar su deseo de no ser incluido en las guías telefónicas, incluyendo a boli un «me ha dicho que no quiere aparecer en guías». Sin embargo, tras un cambio de domicilio, Jaime comenzó a aparecer en las páginas blancas; presentada la denuncia, Euskaltel pretendió probar que Jaime sí había consentido aportando como prueba un «pantallazo informático» donde se podía leer en la ficha del cliente que «Preguntado contesta que quiere aparecer en guías».