Publicar las notas de los exámenes es ilegal

Colegios, institutos, universidades, escuelas de idiomas, etc; en muchos centros docentes, sobre todo en universidades y escuelas de idiomas, está asentada la costumbre de publicar en los tablones o incluso en Internet las calificaciones de los exámenes efectuados por sus alumnos.
Lo cierto es que con anterioridad a la Ley Orgánica de Protección de Datos esto no suponía ningún problema, pero con la entrada en vigor de esta normativa (enero de 2000), la publicación de esta información supone una infracción muy grave al entenderse que en estos casos se está efectuando una cesión de datos personales (nombre+apellidos+nota del examen) sin el debido consentimiento del afectado, esto es, del alumno.
Las infracciones muy graves están castigadas con multa de entre 300.000 y 600.000 euros lo cual puede suponer un aliciente para que alumnos descontentos con sus calificaciones la emprendan con su centro denunciando la publicación de sus notas.

Pero entonces ¿qué podría hacer una universidad o una escuela de idiomas para poder publicar las notas de los alumnos? ¿No se podría entender que de no publicarse las notas se estaría ante una indefensión en caso de “calificaciones irregulares? o para impugnar un examen?. Si es ilegal ¿por qué lo hacen todas los centros docentes?. ¿Se podría sancionar también al profesor que publica las notas?

El escenario lo podemos encontrar en cualquier universidad en épocas de exámenes: alumnos agolpándose en las cristaleras para ver qué nota han sacado, pero ¿quién no ha mirado nunca, por curiosidad, la nota de algún compañero/a?, están todas accesibles.

Este acto cotidiano que se reproduce en prácticamente cualquier centro donde se imparta cualquier tipo de docencia, es, sin duda alguna, ilegal.

Primero habrá que determinar si la información que se publica en los tablones o en Internet se encuentra protegida por la LOPD. En este caso, la normativa protege los datos de carácter personal que se definen (artículo 3.a) como “cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables.?; queda claro por tanto, que en el caso más habitual, el “nombre? + “apellidos? + “notas? son “datos de carácter personal?, por tanto es de aplicación directa la LOPD.

Cuando nuestros datos aparecen publicados en estas circunstancias, entra en juego lo que se conoce como “cesión de datos?, que la normativa lo define como toda revelación de datos personales realizada a una persona distinta del interesado.

Llegados a este punto hay que examinar el régimen de las cesiones de datos donde el artículo 11.1 de la propia Ley establece como regla general que “los datos de carácter personal objeto del tratamiento sólo podrán ser comunicados a un tercero para el cumplimiento de fines directamente relacionados con las funciones legítimas del cedente y del cesionario con el previo consentimiento del interesado”. Entre las excepciones a la necesidad de ese consentimiento recogidas en el artículo 11.2 se encuentra el que la cesión se encuentre autorizada por una Ley.
En este sentido, la obligación de notificar a los interesados las resoluciones administrativas que afecten a sus derechos e intereses se establece en artículo 58 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
En dicho precepto y en el artículo siguiente se regulan taxativamente los supuestos en que tal notificación se producirá de forma distinta a la notificación personal, mediante la publicación del acto en tablones de edictos o de anuncios. Concretamente en el artículo 59.6.b) de la Ley 30 /1992, de 26 de noviembre, se establece que la publicación sustituirá a la notificación cuando se trate de actos integrantes de un proceso selectivo.

En consecuencia, a la posibilidad de publicar los listados de aspirantes con los resultados de un proceso selectivo, resultará de aplicación lo dispuesto por los citados artículos 58 y 59 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, resultando posible la publicación de los datos de carácter personal, siempre y cuando la convocatoria determine expresamente el lugar de publicación, y rigiendo sobre dichos supuestos el principio de publicidad derivado de la aplicación de lo dispuesto en los mencionados preceptos.
Sin embargo, el supuesto que estamos viendo, esto es, la publicación de las calificaciones de los alumnos en los tablones de anuncios de una universidad, no queda amparado por lo establecido en los citados preceptos, por cuanto en dicho supuesto no nos encontramos en presencia de un proceso selectivo, sino ante una forma de comunicación y/o traslado de las notas de calificación correspondientes a cada asignatura, que tienen como destinatario únicamente a los alumnos afectados, anotándose, a su vez, en su expediente académico.
Así, la difusión de dichas notas de calificación a través de los tablones de anuncios de la Universidad, constituirá una cesión de datos de carácter personal de los alumnos no autorizada por una norma con rango de ley formal. En ese caso, atendiendo a la regulación de la Ley Orgánica (artículo 11.2. a), sería necesario que cada alumno diera su consentimiento inequívoco para poder realizar la publicación de las calificaciones, dado que estos supuesto no constituyen ninguna de las excepciones legales para poder efectuar las cesiones sin consentimiento.

Sin embargo, tampoco valdría la opción de utilizar el DNI del alumno en lugar del nombre y apellidos, pues el DNI también es un dato personal y estaríamos en las mismas; es más, ni siquiera valdría utilizar el número de expediente del alumno, pues esto, también es un dato personal.

Por tanto, se debería solicitar el consentimiento a cada alumno para la cesión de sus datos en los términos de publicar sus notas (y comunicarle cuando la cesión se produzca de forma efectiva). O bien, no publicar las notas, y darlas de forma individualizada, por ejemplo, en hora de tutoría o de revisión de examen.
Este “trabajo extra” puede ser una explicación al por qué las universidades y demás no se molestan en cumplir con esta obligación legal.

Como se comentó al principio, ceder los datos sin consentimiento supone una infracción muy grave, con multa de entre 300.000 y 600.000 euros, ¿algún alumno descontento se anima?.

El tema se podría complicar si además de la cesión de datos de la cual sería responsable el centro docente, se entendiera que el profesor/a en cuestión que ha publicado en el tablón las notas, está infringiendo el deber de secreto que le es vinculable por el artículo 10 de la LOPD; en este caso, la multa correspondiente por vulneración del deber de secreto la tendría que hacer frente el propio profesor/a.

La propia Agencia Española de Protección de Datos ha emitido un informe jurídico (el 469/2004) en estos mismos términos, informando que publicar las notas supone una cesión de datos sin consentimiento. El informe se puede descargar desde aquí.

ACTUALIZACIÓN 15-04-2007: Tras publicar este artículo la normativa ha sido modificada: Publicar las notas de los exámenes dejará de ser ilegal

57 comentarios en “Publicar las notas de los exámenes es ilegal”

  1. Metiéndome donde no me llaman. Siéntanse libres de ponerme en mi sitio. Aquí va mi opinión. Creo que no debemos preocuparnos tanto por lo que es público. Yo le temo más a lo que se intenta esconder. Soy docente en Honduras. Trabajo para el estado (Educación Publica), por lo que algunos datos míos son prácticamente públicos. Es muy común ver listados de docentes y sus notas en concursos por plaza y datos referentes a los cargos que ostentamos, como ser sueldo y lugar de trabajo, e incluso horarios. Esto no me preocupa en absoluto ya que no tengo NADA que esconder al respecto. Coincido con Francisco en que muchas personas solo pierden el tiempo (y el de otros). Yo voto por la transparencia y creo que el que se preocupa por que sus notas no sean divulgadas algo esconde. Creo (en mi humilde opinión) que los datos personales son los que le pertenecen a la persona como individuo, lo que supongo excluye aquellos datos producto de su interacción con otros individuos e instituciones, cuyo ocultamiento si tiene un potencial de daño mayor. Imagínense doctores, e ingenieros con horribles historiales escolares.

    Responder
    • Todos tienen derecho a su privacidad, así es en España. Desconozco como están estas leyes en tu país, así que hablo de lo que hay aquí. Tú has elegido exponerte y es respetable. Y otra gente elige proteger sus datos y es igual de respetable. Los protegen no es que tengan algo que esconder (“cree el ladrón, que todos son de su condición”), sino que no interesa exponer parte de la información personal y eso forma parte de sus derechos como ciudadano. Y también porque parte de la información puede usarse para hacer daño a la gente por parte de terceros (amenazas, agresiones, etc).

      Responder
  2. Samuel, trabajo en un IES y necesito saber si se pueden o no publicar en la pagina web del instituto los resultados de unos exámenes. Debo poner datos de nombre apellidos o solo DNI? O no se pueden publicar? Hay diferentes opiniones entre los compañeros y me gustaría saber exactamente si se puede o no legalmente. Hay alumnos que se presentan libres y son de fuera de esta comunidad y si no se pueden publicar es complicado para ellos conocer los resultados. Cuando se dice que ya no se necesita la autorización de los alumnos, se entiende que sí se puede?
    Gracias por anticipado

    Responder
    • Concha, pues hacer un grupo privado con acceso exclusivo a los alumnos de cada clase y con contraseñas. Tenéis medios de sobra para hacerlo (moodle, grupos privados de gmail, etc) y eso lo hacen muchos centros. No veo lógico que tengas que poner el DNI, ya que eso no es importante para dar unas calificaciones.
      Yo he denunciado a un instituto por hacer lo que tu estás sugiriendo, ya que metían a los alumnos en problemas (especialmente acoso, por la cantidad de datos expuestos a la vista de todos).

      Responder
  3. ¿Qué pasaría si en un centro educativo con alumnado mayor de edad, en el impreso de matrícula hay una opción para autorizar la publicación de resultados académicos en la Web?

    Se podría interpretar que todos aquellos que la marcan y firman están “cediendo” esos datos, dan consentimiento consciente para que aparezcan sus nombres y notas en Internet, en cuyo caso no se les vulnera ningún derecho, ¿no? (Es una duda, si me lo pueden aclarar, lo agradecería)

    Yo supongo que la ley está para proteger a quienes no quieren ver sus datos circulando por ahí sin su conocimiento o permiso, pero por encima de eso estará la voluntad personal de cada uno de hacer con sus derechos lo que quiera.

    Responder

Deja un comentario