Sobre el autor

Samuel Parra

Jurista. Experto en privacidad y protección de datos de carácter personal. 14 años de experiencia en el sector.

7 comentarios

  1. 1

    David

    Hola:

    A mi me ha recordado a la resolución que sancionó a un video club con 60.000 euros por mandar publicidad, si no recuerdo mal, de peliculas pornográficas, a casa de un cliente que sólo compró una pelicula y dió los datos de facturación, sin consentir en otro tratamiento.

    Imagino que la queja del señor vino por algún problema conyugal al recibir la publicidad, jeje…

    Un saludo.

    Responder
  2. 2

    Samuel

    Hola David. Esa resolución no la conozco, ¿tienes algún dato más sobre la misma para intentar localizarla?…

    Gracias por la información y por el comentario.

    Responder
  3. 3

    Antonio

    Hola Samuel;

    Respecto al caso de la floristería, la infracción que aprecias del art. 6 LOPD, a mi juicio, admitiría discusión. El argumento sería el siguiente: si la LSSI (art. 21.2) exime de la obtención de consentimiento para enviar comunicaciones comerciales por vía electrónica cuando éstas se dirijan a clientes ¿por qué hemos de asumir que tal consentimiento es necesario si la comunicación se envía por carta ordinaria?.

    Responder
  4. 4

    Samuel

    Bueno, en este caso no es de aplicación la LSSI porque la comunicación comercial no se hizo por vía electrónica, sino en “carta” como menciono en la entrada, es decir, por correo postal ordinario en papel.

     

    La LSSI, en su artículo 1.1 (objeto) expresa: “Es objeto de la presente Ley la regulación del régimen jurídico de los servicios de la sociedad de la información[…], las comunicaciones comerciales por vía electrónica[…].”

     

    Por tanto, si no estamos ante una “comunicación comercial por vía electrónica“, no podemos entender de aplicación la LSSI. En ese caso, sí aplicamos la LOPD pues están en juego nuestros datos personales y se realiza un tratamiento de los mismos.

     

    Para concluir, el propio artículo 1.2 LSSI informa que: “Las disposiciones contenidas en esta Ley se entenderán sin perjuicio de lo dispuesto en otras normas estatales o autonómicas ajenas al ámbito normativo coordinado, o que tengan como finalidad[…], la protección de datos personales […]”

    Responder
  5. 5

    Antonio

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que apuntas en tu respuesta: al ser carta ordinaria no se aplica la LSSI y entonces, siguiendo las prescripciones de la LOPD, no se puede enviar.
    Pero precisamente eso es lo que quería destacar con mi comentario, lo triste que resulta ver contradicciones tan llamativas entre normas que deberían ser coherentes entre sí (LOPD y LSSI).

    La conclusión es la siguiente: señores empresarios, si tienen Uds. clientes (que ya lo sean) a los que desean enviar una comunicación con ofertas sobre sus productos o servicios, háganlo por e-mail y la Ley dirá que estupendo, pero si se les ocurre hacerlo por carta ordinaria les puede caer una sanción de hasta 300.000 euros ¿?

    Responder
  6. 6

    José Miguel

    Hola Antonio, bueno, también piensa en una cuestión que es de aplicación en la normativa. Esto se correspondería con la fuente de acceso a la información. Los listines telefónicos son una buena fuente de acceso (teóricamente) para los publicistas y está permitida a tal efecto. Claro está que en un listín telefónico podrán encontrar el nombre, telefono y dirección del afectado. Internet a día de hoy se considera una fuente de acceso privado, y creo que a día de hoy no hay ninguna publicación considerada como pública que sea para direcciones de email. Por ello, y para evitar el cierre de las comunicaciones a través de internet se ha permitido la excepción del envío de emails siempre que exista una relación contractual entre ambas partes para equipararse con las fuentes de acceso público a través de correo físico.
    Vamos, ese es mi punto de vista.

    Responder
  7. 7

    Antonio

    Hola José Miguel,
    La modificación de la LSSI para permitir las comunicaciones comerciales de las empresas a sus clientes no se ha realizado para evitar el cierre de las comunicaciones a través de internet, como indicas.
    Se trata de una excepción basada en una cuestión de sentido común (e incitada probablemente por los lobbys empresariales, que al menos esta vez tenían razón).
    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *